Translate

viernes, 28 de noviembre de 2014

La vergüenza del ser o sentirse mal por ser diferente

a quien se vive en estados depresivos por no sentirse bien de ser homosexual
Por ahí existe un personaje televisivo que dice que uno no elije ser homosexual. En muchos casos así es, se nace siendo diferente y no hay de otra, como dicen las malas lenguas “putito desde chiquito” se es amanerado o muy “machorronas” en el caso de las chicas y desde siempre tendrán que confrontar la crítica, el bulling, las malas miradas, los señalamientos y muchos etc. Mas. Pero hay a quien le es muy difícil cargar con ese paquete y no soportan el ser mal vistos o ser el objeto de burla de los que se presumen de normales y viven una lucha continua social y personal, pues les resulta difícil aceptarse a sí mismos, llegan hasta auto rechazarse al igual como lo hace la sociedad con ellos. Su lucha interna de no saber porque nacieron así, es continua buscan aparentar o más bien corregir lo que ellos creen que es un defecto o error de la naturaleza haciendo lo que les dicen es correcto y adecuado para ser un “hombre” de bien y además bien macho; buscan relaciones de pareja heterosexual y de todos modos como dice la canción del personal “pues no se hallan”, en su propio rechazo se generan un pensamiento de poco valor personal y se sienten menos o se sienten basuras y buscan escapes en el alcoholismo, la droga o cualquier otra adicción como el de comer compulsivamente y se enclaustran en si mismos
Todo lo quieren ver bajo el agua,
aunque para ser honestos,
bajo el agua se ven mas ricas
ciertas cosas, ja ja
autoreprimiendose. Sexualmente al no aceptarse no experimentan con libertad el placer como debería de ser y con quien debería de ser; primero lo harán con el sexo contrario, pero su ser les indica una no satisfacción, al hacerlo con un homosexual lo harán forzados y con miedo; no faltara alguien que se aproveche de su muy marcado amaneramiento y cobardia, que es notorio en algunos casos; generando pensamientos hasta suicidas con la idea de haber sido violados, aunque les encante que los penetren, ellos cargan su etiqueta de victimas e inconscientemente siempre  buscan estas situaciones o llegan a tal rechazo que sus cogidas les resultan muy dolorosas por la resistencia de ser penetrados y además terminan con un desagradable sentimiento de culpa.
En el pasado si era muy marcado el rechazo social por quien era diferente y como ya lo he dicho aquí eran muy valientes los que se daban el valor de mostrar su homosexualidad y al que era amanerado pues no le quedaba de otra que confrontar a esa sociedad que lo menospreciaba. Su actitud se volvía descarada  eran las jotas que ligaban a heterosexuales o a putos de closet que terminaban atacándolos, ellas eran las vestidas locas, desmadrosas que se prestaban a ser los bufones en las fiestas para sentirse de alguna manera aceptados y no ser rechazados y muchas veces estaban a la defensiva pues nunca faltaba el homofóbico que los atacaría con la confianza que las personas en el entorno le darían la razón a este tipo y no a los indecentes putos; era una vida de constante violencia y de cuidado pues no faltaría que surgiera un homofóbico asesino atacándolos.
Le dan la espalda a su realidad
ocultandose en la sombra
El pensamiento social, afortunadamente, ha tenido un cambio y ese rechazo ya no es tan común y se puede vivir con más libertad y confianza, aun que enfermos que ataquen a los gay aun existen. Pero he aquí mi pregunta:   ¿la actitud del homosexual también ha cambiado?, ¡¡claro!! Pero no como quisiéramos; ahora ya hay una aceptación que nos permite exigir un lugar de respeto socialmente y ser profesionalmente muy buenos en el oficio que nos plazca y no solo estilistas, costureras,  cocineros, que era muy común por que era donde más se les aceptaba, ahora esto se hace por gusto y no como única opción. La cuestión es que todavía hay mucha comunidad que son locas por naturaleza y les encanta ser el sujeto que llama la atención aunque sean los bufones del el lugar en donde se presente, dígase trabajo, reuniones de fiesta y hasta el trasporte; siguen buscando ligarse a los heterosexuales y por supuesto que a ellos les encanta aunque no faltara el que se ofenda después de haber disfrutado una buena manoseada de verga y se los ande madreando por coquetearles. Generalmente este sector de la comunidad son los que terminan mal pues su autoestima nunca fue alimentada y su valor muy devaluado termina en depresiones suicidas, son los terminan en las fiestas o antros hasta la madre, embriagados, robados  hasta violados y echados a la calle como vil basuras, despertaran tirados en la calle, sin dinero, hasta sin zapatos y bullineados. Dando una imagen no muy conveniente a la comunidad. Y poco a poco sus vidas se devalúan al igual que su propia estima y terminaran mal, deteriorados, viejos, viciados y rechazando al mundo por que, según ellos, este los descalificado y atacado.
Les da  miedo ser ellos
El miedo de ser como somos socialmente es latente en la comunidad, muchas veces te ligas a tipos que le encanta el manoseo y la cachondería oculta pero tienen un pavor a que se les relacione con todo aquello que representa homosexualidad hasta huyen de todo aquello que se ve gay y si que guardan todo en el  closet desde sus revistas de tipos encuerados, películas, hasta persona y sentimientos. No aparecerán por nada en actos públicos homosexuales como la marcha, no entraran a un bar o antro gay , les da miedo tener amigos que son obvios y si son tu pareja hasta les da miedo entrar a un pinche hotel o baño público para pasarla bien, si tienen en lugar propio para coger a gusto, pues no hay problema, pero sino, su miedo alargara el tiempo de los encuentros íntimos y uno termina hartándose y simplemente les dice uno adiós, que se vayan lejos con sus miedos, su auto rechazo y que traten de ser felices como puedan, que uno sin ser descarado disfruta su homosexualidad discretamente porque al final tampoco se trata de ser una diva amanerada por la vida, a quien le gusta ser así, pues perfecto, a hora sí que como dicen por ahí “Ni tanto que queme al santo, ni tanto que no lo alumbre”.
Se reprimen a gozar hermosos ejemplares cono este
La vida nos toca de diferente manera y no por eso debemos creer que no nos merecemos el cielo y su paraíso muy al contrario debemos de ser valientes de confrontar al mundo con valor y orgullo por que somos capaces y muchas veces mucho mas chingones que cualquiera para desarrollar nuestras profesiones sea cual sea desde un prostituto hasta un medico y talvez hasta de presidente de la nación aunque sexualmente bien guardado en el closet, como algunos de los que ya sea rumorado.
Nunca gozaran un rico placer como este
En fin ser homosexual, puto, gay o como le quieras decir no es sinónimo de una actitud de vida decadente y devaluada muy al contrario podemos ser sinónimo de perfección y belleza como lo fue san Sebastián que es nuestro santo.
Tendran pavor de mostrar sus pensamientos cuando ven estos ricos bultos
Así que no nos avergoncemos de ser quien somos y levantemos el rostro con el orgullo que corresponde.

No hay comentarios:

Publicar un comentario